Abasteciendo clientes y negocios por más de 10 años

Parque Louis Pasteur y zonas de tolerancia cannábica en México

Las dinámicas sociales de los últimos siglos se han manejado desde sistemas restrictivos, desde un juego de poder que los gobiernos imponen en las dinámicas sociales. El consumo de sustancias como el alcohol o el tabaco, en algún momento estuvieron fuertemente restringidas; así sucede con el cannabis en la actualidad y en la gran mayoría de los países del mundo, como México.

Las restricciones de las sustancias que pueden llegar a alterar momentáneamente el estado de conciencia de un individuo han ido disminuyendo con el paso de los años, por ejemplo, hoy en día una persona puede fumarse un cigarro en un café, en la vía pública, o beberse un par de cervezas en un restaurante, o unos tragos en algún antro de la ciudad.

El proceso de normalización de una sustancia psicoactiva se da por dos principales razones, puede consumirse mucho por la sociedad y que el consumo derive en un movimiento social de gran repercusión, o porque el tráfico ilegal de la sustancia en cuestión representa ya un problema grave de seguridad para la sociedad. Así ha pasado con sustancias como el alcohol durante los años de prohibición.

El uso del cannabis está menos normalizado que las sustancias que se han mencionado, a su alrededor se han alzado mitos y tabúes que frenan el proceso de normalización de su consumo, se han impuesto normativas legales a sabiendas de los beneficios de la planta, con conocimiento científico de sus repercusiones para la seguridad social en comparación con el alcohol, por ejemplo.

Se consume mucho, y esto es una realidad. Y por esa razón, lejos de buscar una restricción, se deben generar espacios seguros para su consumo, una cultura alrededor del uso del cannabis para que se desmitifiquen realidades ficticias, saber cómo fumar, cuándo fumar, con qué instrumentos fumar, todo aquello que es parte de una cultura que podría crearse si el uso de la planta estuviera despenalizado.

Es bastante conocido el beneficio medicinal de la marihuana, incluso el beneficio recreativo, y para eso existen estudios científicos, expertos en la materia, no por nada se utiliza el CBD – que deriva del cannabis – de manera legal para tratar diversos síntomas del cuerpo.

El movimiento cannábico en México es fuerte, pero no es un movimiento con tintes de consumo para la improductividad social, no tiene matices de hedonismo, sino de la culturización del cannabis, su parafernalia, deconstruir los estereotipos, consumir plantas de buena calidad, sin escondites, sin ilegalidad. Lo que se busca es poder consumir de una forma sana y segura, con instrumentos adecuados, con instrucciones técnicas y conocimiento de dosis o instrumentos que sirven para poder hacerlo de una mejor forma.

Parte de este movimiento es el campamento cannábico frente al senado en la Ciudad de México, el parque Louis Pasteur1 se ha convertido en una zona de tolerancia, por así decirlo. Es interesante observar y analizar a la diversidad de personas que concurren ahí todos los días, personas con traje, motociclistas, músicos, escritores o lectores. El simple hecho de poder pararte ahí, en el parque, en una zona concurrida de la CDMX y poder fumar un cigarrillo de cannabis, o prenderla desde la pipa, evoca un sentimiento de normalidad, de que el consumo de cannabis no demerita a ninguna persona, ni debería ser razón de juicio.

El fin es quitar estereotipos, compartir buena energía, que una despenalización no significa que la sociedad deba consumir cannabis por obligación, sino que aquellos individuos que opten por hacerlo puedan hacerlo bien, sin esconderse, de una forma normal y regulada, con los instrumentos y herramientas necesarias, con sabiduría y no con la ignorancia que hoy envuelve a las masas.

 

___________________________________________________

1. SOSA CABRIOS, A. (2020). Si la legalizan, ¿terminará la violencia? Chicago Tribune.

 

VOLVER ARRIBA

Net Orders Checkout

Item Price Qty Total
Subtotal $ 0.00
Shipping
Total

Shipping Address

Shipping Methods